Pintor pedófilo liberado por Estados Unidos expone en Cuba mientras Alan Gross se pudre preso. Por Zoé Valdés

Zoé Valdés

Mientras el pintor pedófilo Agustín Bejarano, quien fue preso en Estados Unidos después de confesar su crimen: que había toqueteado (o sea violado) a un niño de cinco años en Miami hace ya su primera exposición en Cuba, tras haber regresado a la isla cual un héroe de la plástica cubana, el activista por los derechos humanos Alan Gross sigue preso en una cárcel castrista condenado a veinte años, por el mero hecho de introducir en la isla material para el uso de internet.

Ni una sola organización de los derechos del niño, y mucho menos la UNICEF, han protestado por lo primero, y ninguna otra organización por los DDHH ha organizado una campaña internacional para la libertad, no sólo de Gross, de la Dama de Blanco Sonia Garro y del disidente Ramón Alejandro Muñoz, así como del músico disidente Ángel Yunier ‘El Crítico’. Silencio absoluto sobre…

Ver la entrada original 102 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .