Murió Carilda. Por Zoé Valdés

Libertad, Verdad y Vida. Zoé Valdés

MURIÓ CARILDA.

Además de ser una figura representativa de la literatura cubana de los años 50, Carilda Oliver Labra fue la esposa del tío de mi segundo marido, Hugo Ania Mercier. Quien se suicidó por desamor. En innumerables ocasiones la visité en su casa de la calle Tirry 81, donde escribió toda su obra, y aquel poemario reciente, siempre tan reciente, ‘Desnuda y para siempre’.

La familia de Carilda se fue de Cuba al inicio del desastre, ella escribió otro poema echándoselo en cara. Yo seguía visitándola cuando todavía nadie la visitaba y en la época en la que vivía enamorada del lanzador de cuchillos. Tuve y sigo teniendo mucho afecto por su obra. Nunca la marginaron de manera explícita. Pero la olvidaron, la borraron durante bastante tiempo.

Recuerdo varios paseos por Matanzas en el auto ‘desconchinflao’ que conducía Pepe Antonio, hasta la casa de Sara, mi suegra, y su…

Ver la entrada original 492 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s