Atracción Fatal. Por Robert y Siomara Alonso

¡Libertad, Verdad y Vida! Zoé Valdés

Bravo por los dos.

Cuando nuestras familias llegaron a Venezuela en los años 60 y 61, gran parte de ese país era fidelista. El venezolano – y no es un secreto – ha sido siempre muy farandulero. Ese farandulerismo lo ha llevado por muy mal camino. Se cuadran con el menos indicado, en una especie de “atracción fatal”, basándose en el envoltorio, sin importarles saber si el contenido es venenoso. Lo terrible del cuento es que todavía persisten en adorar a quienes deben detestar.

Mi suegra, Siomara (QEPD), salía de su casa – con sol o con lluvia – con un paragüa en la mano, en caso de tener que defenderse de los insultos que recibía, todos los días, cuando algún venezolano le detectaba su acento habanero y le reprochaba que no estuviera en Cuba, cooperando con la “revolución” fidelista.

Ojo. NO estoy exagerando. El 31 de diciembre de 1963…

Ver la entrada original 510 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s