Compás y alegoría de Donald Harrison. Por Zoé Valdés

Zoé Valdés

COMPÁS Y ALEGORÍA DE DONALD HARRISON.

Por Zoé Valdés.

Desde hace varias décadas el New Morning de París cautiva a un público internacional por ser considerado el Templo del Jazz en la Ciudad Luz. En este templo hace algunas noches oí por primera vez a Dios travestido en Donald Harrison junto a los fantásticos “apóstoles”, los miembros de The HeadHunters. Ocurrió gracias a la invitación de Dita Sullivan.

Un escritor no los es verdaderamente hasta que no deja que el jazz se apodere de su ritmo, ese “ritmo” preciso, y consiga que su escritura pueda mecerse en los brazos de ese “significado”, a los que se refería el pintor Henri Matisse cuando hablaba del jazz: “El jazz es ritmo y significado”. Lo afirmó un pintor cuyos trazos son melodía pura, y el color supura desde la inmensa densidad del “océano” que, por cierto, define al género según Carlos Santana.

Donald…

Ver la entrada original 386 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.