Compás y alegoría de Donald Harrison. Por Zoé Valdés

Zoé Valdés

COMPÁS Y ALEGORÍA DE DONALD HARRISON.

Por Zoé Valdés.

Desde hace varias décadas el New Morning de París cautiva a un público internacional por ser considerado el Templo del Jazz en la Ciudad Luz. En este templo hace algunas noches oí por primera vez a Dios travestido en Donald Harrison junto a los fantásticos “apóstoles”, los miembros de The HeadHunters. Ocurrió gracias a la invitación de Dita Sullivan.

Un escritor no los es verdaderamente hasta que no deja que el jazz se apodere de su ritmo, ese “ritmo” preciso, y consiga que su escritura pueda mecerse en los brazos de ese “significado”, a los que se refería el pintor Henri Matisse cuando hablaba del jazz: “El jazz es ritmo y significado”. Lo afirmó un pintor cuyos trazos son melodía pura, y el color supura desde la inmensa densidad del “océano” que, por cierto, define al género según Carlos Santana.

Donald…

Ver la entrada original 386 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s