Decadencia

UNIVERSO ESPEJO Poemas y algo más

Si hubiera
en realidad un árbol de la vida,

tendría hoy
las raíces bien marchitas,

y desparramadas cual onda expansiva,

sobre las
aceras donde pisan los demonios

y sufren
miedo los ángeles.

Quizá,


contásemos con anteojos de misericordia


podríamos ver un verdecino brote,

entre los
escalones que llevan a la periferia

del
incesante tránsito de las almas,

negociadas,

sobre la inocencia del fracaso.

Y es
que entender que no existe

ni fracaso,
ni prueba, ni pálpito, ni nube,

es dejarnos desnudos

en
las fábricas de manos vacías.

Despierta,

esta
tierra,

de
raíces marchitas,

no
te promete atributos,

no hay
dones regalados

ni penas
merecidas.

Solo
hay ganancia

de quien
marca las cartas

antes
de que empiece partida,

repóquer de ases,

                 jaque mate

a toda
vuestra satisfactoria indolencia.

La
ausencia de dolor se parece mucho


a un pacto satánico

para
nuestra bien llevada ceguera,

por no
querer ver, no…

Ver la entrada original 19 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s