Muros ¿sin alternativas? Por Zoé Valdés

Zoé Valdés

MUROS ¿SIN ALTERNATIVAS?

Por Zoé Valdés.

Desde la caída del Muro de Berlín y la significación que ese importante acontecimiento tuvo en el mundo de ensueño de la izquierda mundial, la que jamás vivió los horrores del comunismo en carne propia, se produjo un efecto que tuvo su origen en una isla del Caribe: esa isla es Cuba.

Cuando Mikhaíl Gorbachev visitó Cuba en 1989, Fidel Castro –cuyo olfato de mafioso no le engañaba jamás- supo al instante que tenía enfrente a uno de los mayores exponentes del fin las antiguas relaciones con la URSS, y del fin de la misma URSS como hasta ese momento ese país se había dado a conocer, como la otra gran potencia comunista de la Guerra Fría.

De inmediato, el tirano del Caribe renovó sus redes internacionales de espionaje, nivel pulpo, y tejió un enjambre alrededor de universidades extranjeras y del mundo cultural de…

Ver la entrada original 844 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s