Ya sé que no debo

Cosas de una escritora

 

Sí, no hay remedio. ¿Por qué lo hago cuando sé que no debo?

  Aparto, descarto, tapo, cubro, para luego sin pensar volver a escarbar.   

  Entro de espaldas sin perder de vista la puerta, con la absurda convicción de que sin dejar de verla, cuando quiera otra vez estaré fuera, sin querer darme cuenta de que cuando salga nuevamente llevaré en mis bolsillos un conocido y molesto peso, una inútil carga difícil de descartar, de en una esquina oscura abandonar.

  Ya lo sé, es eso lo que realmente merezco cuando a jugar con fuego otra vez me arriesgo, ignorando todo el dolor que otrora provocó, confiando absurdamente en una defensa que todavía no está del todo repuesta.    

  Hazme caso, continúa caminando sin mirar atrás y esperando con alegría ese nuevo día que para ti ya casi está aquí.

-Ana María Otero-

-Imágenes tomadas dePixabay

Ver la entrada original 1 palabra más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .