Lo que afecta a mi estado de ánimo

Luna Plateada

Me miró con los ojos exaltados, enrojecidos, juraba que saldrían de su lugar. Su pecho subía y bajaba rápidamente al compás de su respiración y sus labios se abrían de manera exagerada, pude percibir sus mandíbulas apretadas y los dientes que de vez en vez chocaban unos con otros, observé las gotitas de saliva que salían de su interior y también percibí el aumento de volumen y la violencia con la que movía las manos. Sin embargo, no podía entender.

Ella me dijo: “Si dejas que las nubes o la música modifiquen tu estado de ánimo, entonces no es tu estado de ánimo, no seas tonta. El mundo te matará si actúas así”.

Ladeé mi cabeza, volví a observar sus dedos lánguidos. Mi respiración acompasada la exasperó. La miré, quise contestar y moví los labios pero en vez de mi raciocinio lo único que emití fue: “Ah”. Ojalá hubiera articulado…

Ver la entrada original 499 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .