Microcuento #287 ©by mabm

TEJIENDO LAS PALABRAS

Imagen de Frida Castelli

Empiezo a desearte ferozmente. Un simple roce es suficiente para que el fuego empiece a arder y derretir icebergs.

Ni idea de cómo lo has hecho, pero de un tiempo a esta parte y como por arte de magia, te has colado en mi cabeza y enraizado en mi alma. Y en este sutil contexto, me siento fuera de lugar buscando tus besos en labios ajenos.

Pero ¿quién me dice que esto que me pasa a mí, no te está pasando también a ti y que el Cupido que mueve los hilos no es más que un títere bailando al son de nuestro corazón?

Junio 2022

Ver la entrada original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.